jueves, 17 de diciembre de 2009

Tout le monde

¿Por qué a veces somos demasiados impasibles a lo que le ocurre a los demás?¿Cómo nos hemos podido acostumbrar a ver un telediario mientras comemos y ver imágenes de gente sufriendo como si nunca nos fuera a pasar a nosotros?
Por estas y por mil situaciones más como éstas yo me rebelo y digo que ¡NO! Que yo nunca he sido así y no quiero ser como una fría escultura de mármol.
Me encanta esta canción de Carla Bruni donde habla de algo así.
Espero os guste.

4 comentarios:

òscar dijo...

Acostumbramos a enfrentarnos con indiferencia, y demasiada frecuencia, al sufrimiento ajeno.

D13GO dijo...

Curiosos los "escudos" que se pone la gente para evitar sufrir, verdad? Y sí, cerrar los ojos o dar la espalda a los problemas, por muy infantil que suene, es una de las formas más habituales...

Qué alegría al ver que has actualizado :-)

Un beso desde Lejos del Paraíso

O. dijo...

Pudo suceder así: opalazon.blogspot.com

Feliz Año Nuevo

Baltar dijo...

En realidad la solidaridad es puro egoísmo.

A todos nos importan una mierda los demás lo queramos reconocer o no.